Protocolos para la vuelta del deporte

Justiniano Posse 02 de noviembre de 2020 Por Pablo Moretti.
El Director de Deportes Municipalidad de Justiniano Posse escribió su columna el pasado sábado en Periódico Posdata sobre los trabajos realizados desde la Municipalidad para el control y la prevención.

Desde el inicio de aquel marzo, que hoy parece lejano por la cantidad de situaciones impensadas, no habituales, traumáticas e inclusive de rasgos apocalípticos que tuvimos que vivir como sociedad, y que aún estamos padeciendo, en el cual nos sumergimos en un cese total de actividades físicas y deportivas que hicieron que una persona de vida activa tenga que reinventar y adaptarse a las nuevas pautas de confinamiento y aislamiento necesarias, recurriendo a los ejercicios en casa, las clases con los profes vía Zoom y la auto planificación para mantenerse en movimiento

A mediados de mayo pudimos, con ordenamientos zonales y en determinados horarios, salir a realizar las caminatas recreativas que eran toda una motivación luego de casi dos meses del inicio de esta pandemia declarada mundialmente. Luego se fueron permitiendo los paseos en bicicleta y las caminatas deportivas. A finales de mayo comenzaron a llegar los deportes individuales como el pádel, tenis, golf, etc. que no implicaban contacto entre los deportistas que lo practicaban. La consigna era evitar el contacto físico (distanciamiento), la comunicación vía elemento (pelota) y los lugares con poca ventilación.

En junio, la mayoría de los deportes individuales estaban habilitados para su práctica, donde se volvía a recalcar por parte de las autoridades provinciales, la intención de realizarlos en espacios abiertos, cosa difícil si teníamos en cuenta las condiciones climáticas y las temperaturas características de esa etapa del año. Desde la MUNI y con la producción del canal local (TV Coop) se realizó el ciclo POSSE REACTIVA, pero esta vez desde casa, donde los possenses podíamos disfrutar de clases variadas de actividad física y artística de manera gratuita y variada.

En ese mes también llegaron los primeros intentos de actividad dentro de los gimnasios, comenzando con actividades de baja intensidad como el Yoga, Stretching, Pilates, etc. Luego le siguieron las actividades de lucha, y deportes olímpicos como las Artes Marciales, el Taekwondo, Boxeo, etc.

Y así se fueron dando, mediante un protocolo adaptado por la MUNI, las actividades como entrenamiento postural, calisténico, suelo pélvico, etc.: intentando con esto comenzar a abrir de una manera más masiva los espacios gimnásticos que venían inactivos desde aquel marzo de confinamiento.  

Ya en esta etapa fueron permitidas las actividades físicas y artísticas dentro de las Academias de Baile, Danza y Zumba, siendo un gran alivio para aquellas personas que disfrutan del movimiento a través de la música.

A inicios de agosto se activaron una gran parte de actividades en los gimnasios, como el trabajo funcional, crossfit, musculación, etc. También en ese mes se permitieron los natatorios, actividad muy esperada, no solo desde lo deportivo sino desde la prevención y la salud. Y una semana después, debido a la necesidad imperiosa de la realización de actividades grupales y deportes en conjunto, otra vez desde la MUNI se pensó en la idea de adaptar un protocolo para todos estos deportistas, aplicándolos siempre dentro de lo permitido por el COE, es decir, actividades deportivas adaptadas que permitían que los practicantes de deportes grupales y competitivos como el futbol, básquet, vóley, hockey, etc. puedan realizar sus ejercicios bajo normas claras de distanciamiento, y personalización de elementos deportivos y funcionales. Allí los dos clubes possenses presentaron sus actividades casi de manera completa.

Hoy esperamos recuperar todas aquellas actividades que nos hacían sentir plenos, que nos llenaban de salud, que hacían de nuestro cuerpo un motor dinámico necesario para el estado psico-emocional individual. Somos seres sociables, necesariamente sociables, y este virus atenta contra ello. Es por eso que sentimos desde el primer momento de ese marzo catastrófico que tenemos que tomar mucha conciencia, tenemos que recuperar nuestras actividades, pero la única manera es hacerlo de manera responsable, empática y segura.

El deporte grupal y la actividad física son una forma de energía imprescindible que podemos incorporar a nuestras vidas para estar mejores preparados al momento de sobrellevar esta situación de pandemia. Ser saludables es alejarnos de las enfermedades, los espacios deportivos son una solución solo si no permiten que dentro de ellos el virus gane espacio. Este es un momento de adaptación, sabemos que si somos prolijos podemos seguir disfrutando de nuestras actividades.

Saber convivir con el virus es adaptarse a algunas reglas que el mismo nos impone, no es perder nuestras costumbres, sino adaptarlas por un tiempo. Nadie quiere ver de cerca como el Covid nos pega. Nadie quiere sentirlo. Si tratamos de imaginarnos un mundo con las mismas actividades deportivas que solíamos disfrutar, debemos ser respetuosos con esta amenaza y llegar a acuerdos.

Nos parece arriesgada la apertura de estas actividades deportivas grupales, por el momento pandémico que está atravesando nuestra región. Deportes con una inmensa masividad de practicantes como lo es el fútbol, o el básquet, el hockey ,el vóley, rugby, hándbol, nos van a poner en una situación que nos hará poner a prueba nuestra responsabilidad individual. Pero no por parecernos arriesgadas estas aperturas no consideramos que fuesen necesarias, todo lo contrario, es hora de que, si nos permiten JUGAR, lo hagamos de la manera adecuada.
SI es momento de poner a prueba todo lo que se viene planteando y enseñando desde aquel marzo hagámoslo ordenadamente, que cada apertura no sea un conflicto.

Los espacios deportivos son una solución solo si sus actividades son practicadas de manera responsable, de lo contrario pasaríamos a ser parte de todo este problema. Y contribuiríamos a que la amenaza sea aún más grande.

Y sabemos de más los possenses que esta amenaza DUELE y duele mucho.

Si nos dan la oportunidad sepamos que somos los únicos que podemos decidir como aprovecharla responsablemnte.

Te puede interesar