Bomberos: en primera persona

Justiniano Posse 08 de septiembre de 2020 Por Francisco Bianchi
Informe especial de Periódico Posdata el sábado pasado. Relato de los cuatro integrantes de Bomberos Voluntarios de Justiniano Posse que estuvieron colaborando en las sierras cordobesas.
EgRsQ91XkAIWUWk?format=jpg&name=medium

Tahyana Miranda, 30 años, formó parte del cuerpo de Bomberos desde el 2017 que fue cuando arranque a estudiar de aspirante, y en 2018 juré como Bombero.

¿Qué les llamó la atención y los impulsó a sumarse a Bomberos Voluntarios cuando arrancaron?

Cuando llegamos la verdad que el panorama estaba bastante bravo, había mucho fuego y muchas zonas incendiándose. Yo que era la primera vez que había ido no me esperaba algo así tan grande, si bien lo había visto por las noticias. Pero fue sorprendente vivirlo así de frente, digamos. Y bueno, sentimientos de tristeza por ver como se queman todas las sierras y esa cantidad de naturaleza. Te causa muchísima pena, y creo que también uno va convencido que con todo el grupo de Bomberos y todas las personas que colaboraron, uno va a aportar ayuda. La satisfacción también de haber colaborado desde el lugar que uno ocupa.

¿Con qué panorama se encontraron en las sierras la semana pasada y qué sentimiento les generó?

Fue realmente la cantidad de gente que se acercó a colaborar, gente de todos lados y de distintas instituciones. Tanto como gente de ahí, del lugar, como la policía, grupos de iglesias, gente que venía de Carlos Paz a dejar bidones de agua y seguían. Los chicos estos de la moto que hacen en duro, nos dieron una mano grandísima porque por ahí es tan arduo el trabajo que uno no puede subir y bajar tantas veces y ellos nos alcanzaban los elementos. Tanta gente unida para un objetivo en común me llamó la atención.

¿Qué trabajo tuvieron que hacer?

El trabajo que tuvimos que hacer cuando llegamos fue montar una guardia en la base, donde tuvimos que esperar porque el fuego estaba bajando pero se pudo controlar. Al día siguiente, bien temprano a la mañana, se arrancó con lo que es trabajo de infante: todo a pie con elementos manuales. Chicote, mochila de agua, herramientas de zapa, rastrillo, hacha. Con todos esos elementos subimos a la montaña y se iba apagando lo que se podía y se iba corriendo la maleza con esas herramientas. Todo trabajo manual, a pie y arduo.

¿Cuál es la imagen que más le llamó la atención de todo lo que vieron la semana pasada?

Primero que nada fue curiosidad por conocer ese mundo que uno lo ve de afuera y no sabe bien de qué se trata, y segundo es que siempre me interesó mucho todo lo que son las fuerzas de policía, bomberos, ejército, me gusta mucho todo ese tipo de orden disciplinario y eso también me impulsó. Siempre está la motivación de ayudar a los demás, creo que todo trabajo de voluntario tiene que ver con colaborar desde el lugar que uno pueda y prepararse para eso, haciéndolo de la mejor manera.

¿Qué mensaje le dicen a cualquier persona que no pertenece a Bomberos para tomar conciencia de que no vuelva a pasar?

Son cosas simples que incluso se les enseña a los niños desde muy pequeño: todos podemos contribuir al cuidado de la naturaleza. Nosotros no vivimos en la zona serrana pero desde acá podemos cuidar la naturaleza que nos rodea, sin hacer quemas en lugares donde no está permitido, el fuego para el asado donde corresponde, apagar las brazas, no arrojar botellas de vidrio en zonas al aire libre porque puede hacer el efecto de lupa y crear una chispa. En esta época el pasto tiene mucha sequía, junto al viento, son cosas que contribuyen para que se propague un incendio rápidamente. Cualquier cosa que ven se comunican con Policía o Bomberos. Podemos hacer muchas cosas, porque esta clase de incendios forestales que se dan son por descuido de la gente, lamentablemente intencionales.

¿Sienten un reconocimiento o esperan recibirlo?

Sinceramente, y hablando desde mi punto de vista, nosotros como Bomberos no esperamos recibirlo pero inevitablemente se recibe. La gente te retribuye todo eso que vos estás dando, y me refiero a gratitud. Sin hablar en el pueblo, cuando fuimos a las sierras por ejemplo la gente que no tiene ni idea de donde somos y cuando pasas te aplauden, te dan aliento, te brindan hasta lo que no tienen, y la verdad que uno no es Bombero para que lo reconozcan. Eso ni siquiera uno lo piensa. Pero inevitablemente es algo que la gente te agradece porque cuidamos los bienes, la seguridad, la naturaleza y todo. Un voluntario es eso, lo hace sin intenciones de recibir nada a cambio. Pero el reconocimiento viene igual después. El Bombero, en ese sentido, en la sociedad recibe siempre el agradecimiento de la gente y son muy queridos.


Gustavo Pairetti, 51 años, hace 23/3/2000.

¿Qué les llamó la atención y los impulsó a sumarse a Bomberos Voluntarios cuando arrancaron?

En un asado, una vez, nos habían invitado a participar con ellos y ahí me quedé. Estuve junto al Ale, a Germán, y me quedé, creo que ya no pude salir porque me atrapó el cuartel, hace rato atrás.

¿Con qué panorama se encontraron en las sierras la semana pasada y qué sentimiento les generó?

Un panorama triste, ¿viste? Estaba un poco quemado todo y te genera un sentimiento feo, no sabemos mirarlo de otra forma.

¿Qué trabajo tuvieron que hacer?

El trabajo que hicimos fue con las coordenadas, y no fue más que apagar fuego y apagar fuego. Fue así durante todos esos días.

¿Cuál es la imagen que más le llamó la atención de todo lo que vieron la semana pasada?

Me quedo con la imagen de ver a la gente de ahí, en cómo te ayuda. Trata todo el tiempo de que no te falte nada, es así, vos le das una mano y ellos te dan la otra. Por ahí yo lo veo de esa forma, soy observador y miro para un lado y el otro, y siempre lo veo así.

¿Qué mensaje le dicen a cualquier persona que no pertenece a Bomberos para tomar conciencia de que no vuelva a pasar?

El mensaje es sencillo: no prender fuego porque si te descuidas no lo apagas más, te hace un desastre. Ese mensaje lo mandamos siempre. Muchos te preguntan por quemar un poco de pasto y les digo 'no prendas, más vale enterralo'. Sobre todo en esta época de sequía, aunque gracias a Dios que estos días llovió.

¿Sienten un reconocimiento o esperan recibirlo?

Reconocimiento no, y recibir nada tampoco. El reconocimiento acá es para el cuartel, nosotros somos parte y atrás nuestro hay un grupo grande que también colaboran. Esta vez fuimos nosotros y otras veces han ido otros. Hacemos lo que podemos, y dentro de lo que podemos hacer.


David Furini, 38 años, 10 años como Bombero Voluntario.

¿Qué les llamó la atención y los impulsó a sumarse a Bomberos Voluntarios cuando arrancaron?

Lo que me impulsó a formar parte del cuerpo bomberil fue ver a mi hermano cómo hacían rescates en altura. Me llamaba la atención de ver cómo descendían de los edificios, y la hermandad de ver cómo se cuidaban entre ellos. Eso me impulsó a sumarme en esta hermosa vocación.

¿Con qué panorama se encontraron en las sierras la semana pasada y qué sentimiento les generó?

El panorama que nos encontramos al llegar, vimos como descendía el fuego de las montañas y el ruido que generaba al quemarse. Me generó angustia, tristeza, desolación... que gran parte de nuestras queridas tierras quedaran desvastadas.

¿Qué trabajo tuvieron que hacer?

Nos reunimos con el puesto comando y la orden era seguir la línea del fuego y combatirla. Nos ayudaron los helicópteros, las avionetas, los elementos que utilizamos nosotros como las mochilas de agua, el rastrillo, el chicote y otros elementos de zapa. También fue de mucha ayuda los chicos que hacen en duro.

¿Cuál es la imagen que más le llamó la atención de todo lo que vieron la semana pasada?

La imagen que me traigo yo personalmente de las sierras es ver el fuego descontrolado, con todo su poder y furia.

¿Qué mensaje le dicen a cualquier persona que no pertenece a Bomberos para tomar conciencia de que no vuelva a pasar?

Siempre damos recomendaciones en estos meses. Es que tomen las medidas y precauciones al encender fuego o tirar las colillas de cigarrillos, y tomar conciencia de los daños que ocasiona a las personas y al medio ambiente, ¿no?

¿Sienten un reconocimiento o esperan recibirlo?

Nosotros sentimos el apoyo de la gente al ver que cuando llegamos al lugar que somos convocados. Tratamos de dar todo lo mejor sin esperar nada a cambio.


Leonardo Quiñónez, 27 años, hace 6 que soy Bombero.

¿Qué les llamó la atención y los impulsó a sumarse a Bomberos Voluntarios cuando arrancaron?

Desde chico me llamó la atención Bomberos. Lo que me impulsó fue que hace nueve años atrás tuve un accidente de tránsito en la ruta donde mi vida estuvo muy comprometida, y los recuerdos que tengo fue de ver como ayudaba la gente en el momento del accidente; y después ver como toda la gente que nos ayudó, a mi y a mi familia, para que pudiera salir adelante con mi recuperación y rehabilitación. Después de todo eso yo sentí que tenía que devolver toda esa ayuda que me habían dado sin pedirme nada a cambio. Necesitaba devolverle a la sociedad todo el cariño y la ayuda que me brindaron. No me animaba a ir al cuartel solo, pero tenía un amigo que era bombero, hablando le comenté, me animó y me empujó hasta el cuartel. Con el correr del tiempo fue cuando descubrí que era mi gran pasión.

¿Con qué panorama se encontraron en las sierras la semana pasada y qué sentimiento les generó?

Es algo muy triste de ver lo que encontramos. Se pierde mucha flora, fauna... en un lugar tan lindo, con tanta vegetación y paisajes hermosos, muchos animales. No es lindo y a mí me generó un poco de tristeza ver todo eso. 

¿Qué trabajo tuvieron que hacer?

Nosotros estuvimos desde el lunes a la noche hasta el miércoles a la tardecita. Tuvimos que hacer guardia de ceniza, subir montañas, laderas, lomas, bajar a las quebradas, contener frentes y apagar focos de incendio. Controlar y enfriar zonas que ya habían sido quemadas. Tuvimos que trabajar bastante, fue arduo por llevar todas las herramientas encima. Mochilas de agua, chicote, palas, rastrillos, motosierras. Fue un trabajo bastante duro.

¿Cuál es la imagen que más le llamó la atención de todo lo que vieron la semana pasada?

La que más me llamó la atención, a mí, de todo lo que vi la semana pasada fue el último día que estuvimos trabajando. El miércoles a la mañana subimos a la cima de una montaña y desde ahí, en un descanso, nos paramos y comimos. Ahí se podía ver todo desde esa cima. Una imagen espectacular para poder ver el lago San Roque, Bialet Massé completo, y donde vos desde esa cima podías distinguir lo quemado de lo no quemado. Lo cerca que estuvo el fuego de llegar al pueblo. Podías ver todo, esa imagen la verdad que no me la voy a olvidar nunca. Es un paisaje muy lindo pero muy triste porque vos ves cómo ha ido avanzando el fuego y bajando hasta el pueblo. Gracias a Dios no llegó.

¿Qué mensaje le dicen a cualquier persona que no pertenece a Bomberos para tomar conciencia de que no vuelva a pasar?

No sé que te podría decir de tomar conciencia, me parece que es una provincia muy rica y es una lástima que esté pasando lo que pasa en las sierras de Córdoba. La gente tendría que tener mucho cuidado a la hora de hacer una fogata o de tirar un cigarrillo, o lo que fuere que pudiera generar fuego. Si todo esto se perdiera jamás se lograría recuperar.

¿Sienten un reconocimiento o esperan recibirlo?

Yo me conformo con un simple 'gracias'; o con una cara de felicidad, una sonrisa, que me digan, sin decirme una palabra, 'gracias'. Con una mirada, una sonrisa, eso a mí me llena el alma. Yo no espero recibir ningún reconocimiento, ni que me consagren como héroe, ni nada por el estilo. No te digo que no sería algo lindo, porque sería hermoso; pero yo simplemente me conformo con un gracias. Me conformo con saber que fui, di todo de mí para ayudar a los demás, al prójimo. Así me siento reconfortado yo.

Te puede interesar