Las redes no son medios

COLUMNAS 15 de agosto de 2020 Por Adrián Leonardi
Columnista invitado: Adrián Leonardi, conductor de "Mañanas de radio", "Señales de vida" y "Dejavu" en FM Sudeste 96.3. Publicado en la edición impresa de sábado 15 de agosto.
img022[Caricatura Prensa]

Desde que los medios de comunicación se hicieron masivos y atraparon la atención de las grandes masas, la influencia que tuvieron sobre la opinión y las acciones de las personas ha sido cada vez mayor. A esta situación le han sacado gran provecho los dueños del poder y las empresas interesadas en acceder a la capacidad de compra de sus lectores, televidentes o escuchas. Sin embargo no siempre el público se ha dado cuenta del poder que tiene como receptor de esos medios de comunicación. Si el público tomara conciencia del poder que detenta a la hora de elegir un medio u otro para informarse o entretenerse, tal vez no sería tan permeable a quienes los utilizan para modificar conciencias o para vender productos o servicios.

Desde la década de los ‘90, con la aparición de las radios de frecuencia modulada que se abrieron por todas partes y con los canales de televisión en las pequeñas ciudades o pueblos, la comunicación al menos en parte se democratizó.

Sin embargo muchas veces esos pequeños medios hemos repetido, sin ser conscientes de ello, los mismos vicios de los medios más poderosos y concentrados. Aún así las emisoras los medios gráficos las páginas de internet y las televisoras le proporcionan al público información sobre lo que sucede en sus comunidades, algo que los grandes medios no podrían hacer.

En los últimos años surgió un nuevo fenómeno en la comunicación: las redes sociales. La proliferación de su uso a partir de la accesibilidad de las grandes mayorías a esta modalidad de comunicación hizo creer que reemplazan a los medios. Las redes sólo son una amplificación del boca boca o del comentario de vecinos. Es una manera virtual y a la distancia de replicar la charla entre amigos, compañeros o vecinos. Confundir las redes sociales con los medios de comunicación es un error que nos puede llevar a la desinformación.

Un hecho que no se puede negar es que las redes sociales utilizadas correctamente por los medios son una útil herramienta para potenciar la capacidad de estos medios, pero nunca serán un reemplazo de ellos.

La diferencia radica en que los medios de comunicación debemos utilizar información chequeada procedente de las fuentes que la generan y sin caer en el chisme o en el dato que surge de las redes. Hay que reconocer que esas redes muchas veces proporcionan una punta informativa, que luego el medio debe corroborar oficialmente o con el protagonista.

En nuestra emisora tenemos como  premisa trabajar sobre la información fehaciente y correspondientemente confirmada. El aporte de los oyentes es muy valioso. Muchas veces las noticias surgen de comunicación de los propios escuchas, aunque siempre debemos corroborar la certeza del dato. También tenemos muy en claro que el medio debe ser de toda la gente no sólo de un sector, por lo tanto tenemos como criterio de trabajo que todas las voces, todas las opiniones, tienen el mismo espacio en nuestro aire.

La especial situación que se vive a partir de marzo con la cuarentena y el aislamiento de gran parte de la población, transformó a los medios de comunicación y así lo hemos sentido nosotros, no solamente en un canal de información sino de servicio. Ante las normativas que van cambiando paulatinamente, el público utiliza el medio de comunicación para evacuar dudas y consultar sobre las reglamentaciones vigentes. Esto le dio al medio de comunicación un nuevo rol que no ejercía hasta ese momento. Un motivo más para ser responsables en la comunicación del mensaje.

Te puede interesar