Ágora Político: Columna del PRO - Demanda de trabajo entre jóvenes

ÁGORA POLÍTICO 13 de agosto de 2020 Por Leo Mondino y Juan Mondino
Tema de la columna: La demanda de trabajo entre jóvenes. [Publicado en la edición impresa del día sábado 8 de Agosto].
AGORA pro

LA DEMANDA DE TRABAJO ENTRE JÓVENES

Es de público conocimiento las medidas sanitarias implementadas por el Gobierno a partir del COVID19. Cabe destacar que estas medidas han afectado la posibilidad de generar ingresos a gran parte de la población, ante dicha situación a partir del día 23 de marzo, a través del decreto 310/2020, se creó una prestación denominada Ingreso Familiar de Emergencia (de ahora en adelante IFE) liquidada a través de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES), la cual está destinada a ayudar a aquellos sectores más vulnerables de la sociedad.

En el siguiente artículo de opinión nos abocaremos a tratar la incidencia del IFE sobre los jóvenes entre 18 y 24 años (los cuales son los que más han solicitado dicha prestación) y la deficiencia de oportunidades laborales para estos.

 La mayor tasa de desempleo en los jóvenes y en el resto de sociedad se debe a diversos motivos. Por ejemplo, la presión impositiva y regulatoria del estado sobre el sector privado impidiendo generar recursos, reinversión y nuevos puestos de trabajos o la emisión de moneda que termina socavando el ahorro de la gente y las empresas. Ante estas situaciones de carencia laboral podemos decir que el Estado no impulsa al sector privado a crecer y a generar los suficientes puestos de trabajo, por el contrario, se dedica a retener una parte de sus ganancias a través de una carga impositiva y a redistribuirlo. Esto puede sonar bien a los oídos de cualquier persona, pero dicha medida no nos logra llevar a ningún lado como sociedad. Esto es así porque la decadencia en el PBI es cada vez mayor y se ve agravada por la situación extraordinaria de pandemia con cuarentena, donde el oficialismo en vez de tomar medidas lógicas que logren mayores beneficios, nos termina por encerrar parando gran parte de la actividad económica. Ante esto el gobierno opta por imprimir y repartir dinero (el cual tiene un impacto muy negativo en la economía de todas las familias).

Si bien, en un primer momento fue necesaria y de gran utilidad la prestación económica del IFE para aquellas familias con trabajos informales o con salarios que no alcanzan para comprar los bienes y servicios vitales, para que no terminen por caer en la indigencia. Sin embargo,nos encontramos en un momento en el que es preciso quitar este aporte del Estado e impulsar al sector privado a tener una mayor ganancia para generar movimiento económico y expandirse, de lo contrario siempre nos encontraremos ante una misma problemática, la cual implica más gasto público, más presión por parte del Estado sobre el sector privado, por ende, menos puestos de trabajos, más Pymes que desaparecen.

En otras palabras y a modo de conclusión, habrá cada vez mayor desempleo, más caída del PBI, y más pobreza si seguimos con este crecimiento desmedido del estado.

Te puede interesar