Ítalo Bonanno: "El buen propietario es un buen amigo de la mascota"

Justiniano Posse 26 de julio de 2020 Por Francisco Bianchi
Celebramos la semana con los mejores amigos de la familia: las mascotas. Y lo hacemos aprendiendo y tomando conciencia con el médico veterinario Ítalo Bonanno: la relación de los possenses con sus mascotas, la vida en cuarentena y el día a día del refugio municipal.
34444459_1868219649906285_2934656114320474112_n
Ítalo Bonanno, médico veterinario local.

El día lunes fue el día del amigo, y al margen de las complicaciones que trajo para todos la pandemia (en la organización de amigos que querían reencontrarse así también como del control por el respeto a las medidas de prevención), hay un miembro de la familia que se muestra siempre incondicional. Y por algo lo han llamado el “mejor amigo del hombre”, o “mejor amigo de la mujer” lógicamente también.

Las mascotas en nuestra comunidad son un integrante más de la familia. Justiniano Posse se enmarca dentro de la misma lógica que se da a nivel nacional y la población de animales domésticos tiene un número alto aquí también. Ha quedado reflejado en las primeras flexibiliaciones de la cuarentena social cuando muchos vecinos aprovecharon los espacios verdes o los caminos menos transitados para que ambos (el vecino y su mascota) puedan estirar las piernas y disfrutar del aire libre.

“Ahora ya somos ciudad y creo que Posse tiene un pensamiento de ciudad muy importante” afirma el médico veterinario Ítalo Bonanno, quién tiene su consultorio en el centro de la localidad sobre la calle Guemes, casi esquina con la Avenida de Mayo. Una de las pocas intersecciones que tiene semáforos ubica a pocos metros la puerta del local, que se encuentra con un horario de atención casi normal como cualquier servicio de atención primaria.

“La cuarentena a nosotros no nos paró nunca” menciona Bonanno, al ser consultado por el trabajo en estos días de cuarentena. Ya la rutina por las calles possenses tienen el ritmo de vida habitual, varios olvidan (inconcientemente o no) el uso del barbijo pero dentro de la sala veterinaria se respetan las condiciones de prevención. Y en ese contexto se ha visto visitado por muchos vecinos locales ya que “trabajamos más por una cuestión de que el propietario de la mascota, al estar más en la casa, le presta más atención. Detectaba patologías que en la vida normal de trabajo. Aparte con las alertas correspondientes porque es una enfermedad nueva, así que hemos trabajado bastante”.

¿Afecta en algo el COVID en mascotas? consultó como entrevistador, en una pregunta que no había pensado realizar al ser una incógnita que nunca me había planteado.

“No hay nada científicamente comprobado que puedan transmitirlos ellos. No es el principal transmisor, pero en lo que sí afectó fueron los primeros días de cuarentena que fue estricto y no se podía sacar a las mascotas. Eso chocó un poco con el funcionamiento normal de la vida habitual de las mascotas. En la rutina, generalmente andaban sueltos o los sacaban más seguido y ahí hubo que tener más cuidados. Sobre todo la gente que vive en departamentos de sacarlo dos o tres veces en el día, lavarle las patitas y esas cosas. Pero no influyó más que eso, creo que nos influyó más a nosotros que a los perros”.

Incluso en estos últimos días, con el resultado negativo del caso con síntomas compatibles, el ritmo del pueblo mantuvo esta costumbre de sacar a pasear a sus mascotas. Forma parte de esta tenencia responsable de la cual se aboga desde el municipio en los últimos años, acentuado con la educación que se da en las consultas y las campañas nacionales que tuvieron lugar en la localidad.

posdata Me da pie para consultarte sobre la conciencia que hay acá en el pueblo, ¿cómo ves vos la relación de la gente de Posse con sus mascotas?

“Yo te puedo hablar de dos aspectos de mi profesión. La parte privada, de la veterinaria, que viene aquel que tiene un cuidado especial por la mascota y que lo asocia con una parte integral de la familia. Aquel que cumple con todos los requisitos de un buen propietario, o de un buen amigo digamos. Cumple con el plan sanitario, vacunas para cachorros, los refuerzos anuales, las desparasitaciones, el cuidado de la piel, la nutrición, la salud como un combo importante de lo sanitaria y el bienestar psíquico del animal que también es importante” es la conclusión, en parte, del veterinario acerca de los comportamientos de los vecinos locales. Ahora bien, también hay que sumar la contracara: “Y por el otro lado malo, que también me toca por trabajar con el municipio al ser el veterinario de la Municipalidad, es la irresponsabilidad o el desprecio hacia las mascotas. No hace falta que sea perro: acá hablamos de perros, gatos, caballos, vacas, todo lo que sea animal. Nos toca intervenir en la parte más fea porque en el refugio recibimos perros abandonados, desnutridos, con sarna, parasitados, atados, de mal comportamiento... tenemos los dos lados. Gracias a dios, con el tiempo se ha ido acrecentando lo que es la conciencia sobre la tenencia responsable. Creo que es una cuestión de siembra. Yo hace dieciséis años que estoy acá, y siempre se promulga lo mismo desde la Municipalidad. De a poquito, es un trabajo gradual y sabemos que no es de un día para el otro. Todavía queda un buen sector de la sociedad que debe tomar conciencia: al animal hay que cuidarlo, no puede estar en un lugar público suelto porque pueden transmitir parásitos, rabia, patología o pueden provocar accidentes”.


posdata Esa evolución de la que hablas, ¿es desde los dieciséis años en que llegaste o este último tiempo?

“Es una evolución desde que llegue. En el pueblo, cuando yo me vine, había colegas pero no estaban especializados y no se dedicaban específicamente a pequeños animales. Entonces no era la toma de conciencia de cómo cuidar a la mascota. Eran veterinarios que se dedicaban a grandes animales y de gauchada te atendían un perro o un gato. Al venir y hacer de lleno los animales domésticos, es como que se va tomando conciencia que hay que vacunar, desparasitar, la Municipalidad proveyendo lo que es vacuna antirrábica en forma gratuita, las campañas. Todos están con el coronavirus y también hay otros aspectos que son importantes, como la rabia. Es una enfermedad nerviosa muy grave, y tiene mucha más mortalidad que el coronavirus. Gracias a dios se hizo un trabajo muy importante en la Argentina y casi no tenemos casos, más que un foco puntual pero es porque se relaja el municipio”.

La evolución y el crecimiento de pueblo a ciudad, no solamente se ve en números y edificaciones, sino también en la adopción de este tipo de actitudes. El Estado, tal como hace mención Bonanno, se vuelve un rol clave. Las campañas marcan esa misma estadística del cambio cultural que se dio en la localidad: “Las campañas fueron graduales, en términos de cuatro años hemos llegado a las 500 dosis. Por campaña. Por ahora no se pueden hacer en los centros vacunatorios como se hacían antes, pero sí por medio de la Municipalidad en la medida en que van llegando. Se ofrece de forma gratuita la vacuna antirrábica, pero se siguen haciendo”.

posdata ¿Qué es lo que más destacas que hay de conciencia acá en Posse y cuál hay que subrayar?

“Conciencia en sí, sobre la salud del animal, se ha tomado muchísima conciencia. Somos dos colegas que nos dedicamos a los pequeños, y los dos estamos trabajando a full. Ambos nos dedicamos a la salud animal, a concientizar y creo que ha cambiado mucho el pueblo en eso. Lo que falta es la tenencia responsable de las mascotas, que en eso nos falta mucho. Una cuestión de educación desde las escuelas. Ahora estamos rearmando un proyecto porque es como todo, acá lo que se enseña es desde la semilla. Los chiquitos son los que van a terminar salvando a los grandes porque los que tenemos los vicios somos los grandes. Por ahí uno piensa ‘lo suelto un ratito’, y quizás en ese ratito hizo mil macanas y no es culpa del perro, es culpa del propietario. Por algo es animal, es pensante hasta cierto punto y después lo que actúa es la parte instintiva. Termina siendo como los chicos, el que se la pasa en la calle termina haciendo una macana. Acá es igual. Tiene que tener un límite y un cuidado para que no hagan eso” comenta sobre la educación de las mascotas. La familia, así como se hizo mención del Estado, también se vuelve un rol clave en la convivencia.

“Y desde el refugio se está trabajando como siempre en el mantenimiento, que es bastante. Ha aumentado mucho el número de animales sin tenencia, por eso digo que falta mucho para concientizar” completa el médico veterinario, a lo que agrega que “se hacen todos los planes sanitarios, así como también la clínica. Es todos los días porque imagina que hay 110 perros. Se esterilizan todos los machos que entran al refugio y las hembras se van con el compromiso de esterilización para cuando se cumpla la edad. Después hay campañas de adopciones que se realizan por Instagram que hay un grupo de chicas ocupándose y desde los medios que están dando una mano”.

posdata ¿Y la solución?

“La solución es educación y esterilizaciones masivas. Desde la Municipalidad no se puede realizar porque no hay fondos, en otros pueblos el refugio no es municipal, acá todo lo que se vuelca se hace en esterilizaciones pero no alcanza. Tenemos dos acertijos, ¿qué hacemos porque tenemos un gran número de animales en la calle con problemas legales y de abandono que alguien se tiene que hacer cargo? Acá no hay una sociedad protectora independiente entonces es el municipio el que se tiene que hacer cargo de eso, y es lo que está haciendo pero te quedan chicos los recursos para esterilizaciones masivos. Estamos haciendo de cuatro a seis mensuales, sacando los casos más urgentes, y a aguantarla hasta que el día de mañana se pueda hacer distinto. Los muchachos que venían de Nación están parados por la pandemia y por ahora no se puede. Igual tenemos un número bastante importante ya esterilizado”.

posdata Y en base a todo esos datos, ¿es alentador el panorama?

“Sí, porque hay demanda. Tengo lista de espera de esterilizaciones, más allá de que no la hacemos gratuita totalmente pero sí con un bono contribución que se destina para balanceado del refugio. Desde el momento que uno adopta se tiene que hacer cargo, porque está bien que el Estado ayude pero no tiene que recaer todo ahí. Sino no adoptes”.

¿Y si estás dispuesto a sumar un integrante a tu familia? De esos vecinos también hay en Justiniano Posse, y cada vez son más los que se van sumando (ver artículo en la siguiente página sobre el rol del perfil de Instagram). “El refugio es municipal y es libre” asegura Ítalo, quién es el responsable del cuidado veterinario de los perros que aguardan por un hogar en la localidad.

La oportunidad para conocerlos son todas las mañanas, de 08:00 a 13:00 horas cuando se lleva adelante el trabajo del personal a cargo (“Tengo de empleado a Marcos Bellucci que es excelente, se ha puesto el refugio al hombro y lo lleva muy bien. Es muy responsable” menciona el veterinario).

En la semana que celebramos la amistad, donde nos acordamos de aquellas personas más cercanas e incondicionales a cada uno de nosotros, por parte de posdata nos acordamos del mejor amigo del hombre. El humilde homenaje.

[Publicado en la edición impresa del día sábado 25 de Julio de 2020]

Te puede interesar