Ágora político: Columna Unión Cívica Radical - Cooperativismo

Justiniano Posse 07 de julio de 2020 Por Claudia Carollo
Columna publicada en la edición del sábado 04/07: Análisis sobre el rol que cumple el movimiento cooperativo en Justiniano Posse (celebrando el Día Internacional del Cooperativismo). [Publicado en la edición impresa]
AGORA ucr

Muy lejos estamos de la histórica creación de La Sociedad Equitativa de los Pioneros de Rochdale, fundada en 1844 en Inglaterra, como una cooperativa de consumo, y la primera en distribuir entre sus socios los excedentes generados por la actividad, formando las bases del movimiento cooperativo actual.

Mucho ha cambiado el mundo en estos casi 200 años y mucho ha tenido que cambiar el cooperativismo para adaptarse a cada época y mantenerse vigente, siempre con el objetivo inclaudicable del compromiso social y económico en beneficio de sus asociados y comunidades.

En nuestro país ha sido y es una pieza esencial en la economía, en la producción, en los servicios y en los aspectos sociales, sobre todo en los pequeños centros urbanos y en las zonas rurales.
En Justiniano Posse la trayectoria del cooperativismo supera los 60 años, durante los cuales acompañó el crecimiento de esta comunidad centenaria, donde las cooperativas agropecuarias han cumplido un rol fundamental en asociar, proteger, apoyar, sostener y comercializar la producción de la manera más segura y eficiente para el productor, y la cooperativa eléctrica, en el suministro y prestación de servicios esenciales e indispensables para la población urbana y rural.

Alfred Marshall sostiene que algunos movimientos tienen un importante objetivo social, otros una amplia base comercial y que únicamente la cooperación tiene ambos.

Hoy, el vivir vertiginoso no nos deja tiempo para el análisis de lo que tenemos a diario desde el movimiento cooperativo local: trato personalizado; excedentes que se reinvierten en la localidad; productores respaldados en la producción y comercialización; servicios de calidad en energía, agua, cloacas, telefonía, TV, Internet, banco de sangre; fomento de actividades socioculturales.

Destacándose, además, el trabajo intercooperativo en la creación de una empresa local como Cofrater y la importante tarea interinstitucional, desde la participación dirigencial en organismos como los Consorcios Caminero y Canalero hasta la permanente predisposición a trabajar con el Municipio local en inversiones y obras de gran envergadura destinadas a la mejor calidad de vida de los possenses.

Cada habitante de Justiniano Posse tiene alguna vinculación con el cooperativismo, ya sea como asociado, como trabajador, como dirigente, como usuario y beneficiario; y quizás por el hecho de convivir con este sistema desde hace tantos años, no lo valoremos lo suficiente. Basta recorrer un poco aquellos lugares donde no hay Cooperativas y escuchar a su gente manifestar que del otro lado del servicio que reciben de grandes corporaciones no hay quien escuche, quien responda, ni quien resuelva rápidamente.

Hoy la realidad impone nuevos desafíos constantemente y el cooperativismo ha sabido enfrentar cada cambio y cada crisis, de la mano de la experiencia de sus fundadores pero también de la mano de los jóvenes innovadores y emprendedores que transforman su accionar sin perder la esencia.

Los pueblos se engrandecen cuando todos sus ciudadanos se encolumnan tras un proyecto integral de crecimiento y desarrollo, las acciones aisladas son importantes, pero solo la unión de voluntades otorgan fortaleza a la sociedad, por ello, las Cooperativas de Justiniano Posse fueron, son y serán protagonistas permanentes de este pueblo que se está convirtiendo en ciudad.

Te puede interesar