Ágora político: Columna del PRO

ÁGORA POLÍTICO 02 de julio de 2020 Por Leonardo Mondino y Lucía Macellari, referentes PRO
El espacio Ágora Político tuvo su segundo capítulo en la edición 27-06: el tema de reflexión fue "Tres meses desde el primer anuncio de Cuarentena Social, Preventiva y Obligatoria. Consecuencias y beneficios sanitarios y económicos". Relee la columna del espacio político del PRO.
1779347_972484126129253_8330405105910816857_n
Columna a cargo de los referentes del espacio en Justiniano Posse.

Desde el día uno que arrancaron los casos de Covid-19, el Pro, en conjunto con los demás partidos que conforman Juntos por el Cambio, se puso a disposición del Gobierno Nacional para enfrentar la pandemia.

Nuestros Dirigentes, Diputados, Senadores y el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires apoyaron las primeras medidas del Sr. Presidente, que consistió en una cuarentena total dentro del territorio argentino y proporcionar asistencia para la comunicación, acompañando en todos los actos y conferencias de prensa al oficialismo. Sin embargo, creemos que desde el inicio los funcionarios del Gobierno, desde los Ministros de Salud y Educación hasta el Presidente, han subestimado la globalización, y así la llegada de los primeros contagios.

Pasando las primeras semanas del #QuedateEnCasa, comenzamos, junto a todos nuestros legisladores tanto nacionales como provinciales y concejales en cada localidad del país con el arduo trabajo de proponer proyectos para alivianar la cuarentena, especialmente en asuntos económicos. Mientras el gobierno comparaba la importancia entre Salud o Economía, dijimos firmemente “ES SALUD Y ECONOMÍA”, usando la cuarentena para preparar el sistema de salud y formulando procedimientos que ayudarían a simplificar los riesgos, especialmente para cuidar a nuestros adultos mayores y a quienes sean grupo de riesgo. Pero desafortunadamente, el Gobierno se enamoró de la cuarentena, buscando así, recompensas políticas. Liberaron homicidas y violadores, cerraron el Congreso, suspendieron la Justicia, le dieron superpoderes al Jefe de Gabinete, hicieron compras con sobreprecios, generaron conflictos con otros países por difundir datos falsos, pidieron unidad pero usaban cada oportunidad para criticar al ex gobierno, prometieron proporcionar bonos a los médicos que aún no lo han recibido, después de 3 meses.

Expropiaron respiradores a las provincias y empezaron con las empresas privadas en el discurso de la soberanía alimentaria, pero lo peor es que han optado por el ajuste de jubilación en la provincia y en la nación, y, lo que es más importante, enviaron a nuestros abuelos a cobrar sin un acuerdo de seguridad para evitar que se acumulen.

Lo que más nos preocupa es que después de casi 100 días, todavía no tienen salida de esto. ¿Cuánto más vamos a esperar? ¿La vacuna? Hoy en día, ya son más los nuevos pobres y pymes fundidas que contagiados por Covid-19. Mientras nuestros gobernadores provinciales y legisladores de todo el país mostraron un gesto de reducción de salarios en solidaridad con el sector privado, el gobierno Nacional ignoró los diversos cacerolazos y caravanas convocadas por los argentinos a través de las redes sociales. Los argentinos colapsan debido a la negligencia del Gobierno que no sabe cómo enfrentar su crisis sin caja ni financiamiento para hacer política a su gusto.

La realidad de nuestro pueblo no fue muy diferente a la del país en las primeras semanas, aunque con las últimas flexibilizaciones provinciales la gente empezó a salir más y el distanciamiento social se ha respetado demasiado. Desde la intendencia hubo control y ya J.Posse vuelve de a poco a ser normal.

Los beneficios de la cuarentena sin dudas fueron desde el lado sanitario, donde la gente tomó conciencia de la situación que llevaba la pandemia, resguardándose así, en sus casas y tomando los recaudos necesarios a la hora de salir a la calle. Y desde el lado económico, la IFE y algunos créditos para sostener a las pymes, pero lamentablemente no podemos depender de esto hasta que se encuentre una vacuna, y en vez de ser un beneficio será un dolor de cabeza a futuro por los índices de inflación.

En fin, como dijo nuestro líder Mauricio Macri: “el populismo es más peligroso que el coronavirus” y en el interior de la Provincia lo entendemos bastante bien.

Si la cuarentena sigue siendo solo una excusa para llevar a cabo la agenda del kirchnerismo más duro comandado por la Cámpora y CFK, la impunidad y las expropiaciones, sólo serán el menor de los costos de una sociedad que de a poco va perdiendo su libertad, dirigiéndose a algo similar como Venezuela.

Te puede interesar