25 años 25 preguntas: Roger Ledesma

COLUMNAS 20 de octubre de 2021 Por Francisco Bianchi
Posdata dialogó con el entrenador de vóley de Complejo en representación del combinado femenino de vóley juvenil Sub16 que clasificó para jugar la próxima Copa Argentina de su categoría en Chapadmalal.
03
Roger Ledesma junto al equipo del Sub16 que ya hizo historia.

1. Lo conseguido en Córdoba, ¿crees que fue el máximo logro desde que estás en Complejo con el vóley juvenil?

Roger Ledesma: "Sí, la verdad que sí. Fue el objetivo más grande desde que llegué y es por lo que se ha trabajado un montón de años. Tal vez en el primer año en que llegué la idea era otra pero a medida que fue pasando el tiempo empezamos a ver, en algunas categorías, estas posibilidades de tener una competencia más fuerte, preparar un equipo para un nivel nacional y este año se dio. La verdad que lo habíamos preparado para hace dos años atrás pero no teníamos la Primera consolidada todavía, que era un requisito para jugar competencias provinciales y nacionales, luego la pandemia y se postergó. Este grupo lo venía buscando desde hace muchos años".

"lo habíamos preparado para hace dos años atrás pero no teníamos la Primera consolidada todavía"


2. Justo te iba a preguntar si la clasificación a Copa Argentina era un resultado que esperaban pero creo que me fuiste diciendo, cuando nombraste que preparaban un equipo a nivel nacional...

RL: "La verdad que nosotros cada vez que salíamos a jugar competencias nacionales o provinciales que organizaban los clubes, los famosos torneos abiertos, nos dábamos cuenta que estábamos dentro del pelotón de los ocho o cuatro mejores. Eso nos permitió ilusionarnos en prepararnos para cuando nos toque una competencia nacional poder estar a la altura. Yo el otro día miraba el nombre del grupo de WhatsApp y el año pasado ya tenía el nombre 'Copa Argentina Sub16'. Si bien era algo soñado, sabíamos que con trabajo lo podíamos conseguir; y por suerte se dio este año".

244419884_1002328360611448_1764617008430716764_nLas chicas se van de copas

3. ¿Y era con este grupo? ¿Hace dos años hubiera sido Sub14 el que llegue a nivel nacional?

RL: "En realidad era en su momento el Sub13 porque antes la categoría era impar. En esa época faltaba la Primera; cuando fueron Sub15 en Argentina se cambió la categoría que pasó a ser par, entonces quedamos un año. Y este año se dio todo".


4. En entrevistas con colegas afirmaste que llevaban tiempo de estudio a los rivales, ¿es cierto?

RL: "Sí, la verdad que nosotros tenemos el trabajo de video. Filmamos nuestros partidos y, a su vez, al rival. Este hecho de haber compartido hace dos o tres años con estas chicas y medirnos con estos equipos de Córdoba nos daba un parámetro de con quién nos íbamos a enfrentar, quiénes los más fuertes, qué jugadoras; entonces nosotros a la hora de jugar usamos toda esa información y planificamos el partido. Armamos el equipo según el rival. Sabíamos que en la Liga íbamos a disputar el puesto con los dos equipos de Villa María y tal vez Matienzo, porque Corralense se había bajado. Esa era nuestra primera competencia y ya teníamos los videos de todos los equipos. Nos fue bien, ganamos la Liga y tuvimos que ir a Córdoba. Allá el único equipo estudiado era Almafuerte de Las Varillas, después Atenas y Muni no los habíamos visto nunca, ni en torneos abiertos. Ahora sí, hicimos un análisis y ya sabemos si los volvemos a encontrar en la Copa Argentina. Normalmente hacemos este tipo de estudio con videos o en papel, con las estadísticas. Incluso las mismas chicas, a veces cuando no están jugando, se sientan a ver un posible rival porque quieren ganar y tratan de utilizar todo lo posible; y si se tienen que sentar media hora a ver un equipo para analizarlo y estudiarlo, se toman el trabajo por su cuenta".

04


5.  Se escucha como un trabajo profesional, se habla de las distracciones de los jóvenes ¿y a ellas les sale naturalmente?

RL: "Antes a esto lo tuvimos que pedir: 'Chicas, nos tenemos que sentar a ver este equipo'. Y se lo pedimos tantas veces que ya no hace falta decirlo, saben que cuando vamos a un torneo ellas tienen tiempo para todo como estar con amigas, comer, estar con el teléfono, subir historias a Instagram; pero por ahí cuando el objetivo es de conseguir resultados se toman el tiempo para observar y prepararse. No a todas, a algunas no les gusta y no les sirve, es entendible pero hay otras chicas a las que sí les gusta hacerlo, y se sientan. Hay libertad en eso, no están obligadas".


6. Evidentemente el trabajo previo da resultado, ¿no?

RL: "Todo este tiempo que pasó fue, y sigue siendo, de aprendizaje. Con las chicas hablamos que sabíamos que la Liga la podíamos ganar, y es la tercera que ganan porque ya lo consiguieron como Sub13, el Apertura y el Clausura que nos dio la plaza para la Copa Provincial. Esta categoría está acostumbrada a prepararse para esto, lo que pasó más lo que vivieron durante muchos años ahora lo están aplicando y lo van a seguir haciendo porque es su manera de moverse y manejarse. Por suerte ahora nos dio resultado porque puede que todo lo que hicimos no de estos resultados, pero estamos tranquilos de lo que hicimos creyendo que era lo correcto. Ahora, encima, nos dio resultado".


7. Se ve como un grupo muy unido de jugadoras y vienen trabajando desde chicas, ¿te encontraste con este compromiso e interés por el vóley desde el principio?

RL: "Ya desde el anterior grupo de chicas les gustaba venir a jugar al vóley, viajar, eso estuvo siempre. Estas chicas en particular llegan del mini vóley, han pasado por dos profes y después estuvieron conmigo desde el Sub12 en adelante y por ahí este grupo vivió más de cerca como yo pienso. No le quedó otra, si yo era un profesor más permisivo o liberal íbamos a tener otro tipo de equipo. Ellas, ahora, lo viven como yo lo vivo al vóley: venir a práctica un día feriado porque sabemos que ese día de entrenamiento se lo sacamos de ventaja a otro club con el que competimos. Hoy hacemos doble turno, que no estaba planificado a principio de año pero como tenemos una competencia muy importante decidimos entrenar siete veces en la semana en lugar de tres. Esas situaciones hay que negociarlas, incluso no a todas las chicas les gusta venir a entrenar tanto porque tienen otros intereses, son adolescentes. Sin embargo, creo que ellas saben que han dejado un montón de cosas para hoy estar en donde están y es lo que queremos mostrarles a todas las categorías que vienen. Tenes tiempo para juntarte con amigas, salir, hacer lo que sea pero en los detalles va a estar el resultado a largo plazo que es lo que buscamos con este grupo".

02


8. Marcaste esto de 'como yo vivo el vóley', ¿desde cuándo empezó esta pasión por vivir así el vóley?

RL: "Empezó en el 2002 como jugador. Yo jugaba al fútbol, no tenía idea de que el vóley existía. En ese año me lesioné y justo se jugó el Mundial de Vóley masculino en Argentina. Lo miré, me gustó, me compré una pelota, empecé en el colegio y la profe de educación física daba clases en un club, entonces cuando me recuperé jugaba a los dos: fútbol y vóley. Después dejé de jugar al fútbol por 'amargo' y en el vóley más o menos algo podía hacer, y ahí arranqué. En el 2008, yo siempre iba dos horas antes porque no tenía nada entonces colaboraba, ponía conitos, marcaba la cancha, subía la red, alcanzaba pelotas y el entrenador me preguntó si no quería probar en ese puesto también. En un primer momento dije que no, no me veía en ese lugar. Vine a Villa María, en ese año, hice una capacitación para entrenador de minivóley Sub12 y de ahí nunca más dejé de capacitarme, entendí que era lo que más me gustaba y lo sigo sosteniendo".


9. ¿Hubo un click o fue animarse?

RL: "Vine a Villa María, me gustó lo que me enseñaron y cuando volví creo que no sabía tanto pero le llegaba a los chicos. Como jugador los profes me elegían como capitán, o estaba siempre aportando y tirando ideas. Veía que, cada vez que iba al club, un chico me escuchaba. Uno, o dos, le daba un consejo y a veces lo ponían en práctica. Empecé a entender que mi error no era hacer hacer sino de motivar a que lo hagan, de convencerlos. Debe haber un millón de entrenadores mejor que yo, seguramente, pero en el convencimiento tengo ese plus de llegarle a los chicos de diferentes maneras".


10. La oportunidad de Complejo, ¿cuándo y cómo surgió?

RL: "Surge en el 2016. Yo estaba finalizando una etapa de cuatro años en el Club Atlético Mitre de Santiago del Estero, que es un club de fútbol pero tenía vóley. Complejo buscaba entrenador y el profesor de Matienzo lo sabía, él es de Freyre y yo tengo amigos después de mandarles una jugadora para ellos. Ahí se generó el contacto. En Freyre sabían que finalizaba una etapa en Mitre y estaba buscando la posibilidad de dirigir fuera de mi provincia". 


11. ¡Fue una cadena para que se de!

RL: "Ahí se generó el nexo Monte Buey - Freyre - Santiago del Estero y trajeron mi nombre acá. Vine a principios de julio en 2016 y el 31 de ese mes estaba instalado para arrancar en agosto mi trabajo".


12. Esa decisión de dirigir fuera de tu provincia, ¿es por una cuestión de nivel deportivo de las ligas?

RL: "Yo en Santiago había dirigido desde la etapa de formación, logramos hacer la tira completa que es tener equipo en todas las categorías de rama femenina y masculina. Logramos que todas las categorías, de las dos ramas, sean campeonas en 2016. Yo había dirigido Liga A2 masculina, como la B Nacional en el fútbol. Me sentía preparado para dar un salto de calidad a una liga más fuerte como Córdoba, Santa Fe o San Juan en varones. De hecho, mandé currículum a UPCN San Juan que es campeón masculina, a Almafuerte de Las Varillas, Gigantes Vóley en el sur. Me respondieron en Almafuerte que ya había entrenador, en San Juan que iban a estar a la espera y de acá me llamaron. Necesitaba medirme en otras ligas, y venir a Complejo fue un desafío muy grande. La liga femenina es una de las más duras del país así que fue un gran desafío".

"Complejo fue un desafío muy grande. La liga femenina es una de las más duras del país"


13. ¿Con qué te encontraste en ese momento? 

RL: "En ese momento me encontré con un Complejo muy necesitado que había pasado por tres entrenadores diferentes, habían cambiado muy rápido y las chicas dejan porque pierden el interés, hay mensajes diferentes y no te convences de lo que tenés que hacer. Había una buena directiva, con buenas ideas; una subcomisión predispuesta a trabajar y faltaba gente. Yo venía de un lugar con una directiva que nos acompañaba muy poco porque el fútbol era fuertísimo, una subcomisión incondicional y muchísimas jugadoras. Venía a un lugar distinto. Allá jugábamos todos los torneos para tratar de salir campeón, y acá había que buscar jugadoras para completar el partido del fin de semana".

01


14. ¿Cómo lo ves al proceso ahora, con el diario del lunes?

RL: "El desafío más grande fue ese: hacer un análisis de porqué habían dejado, de donde podíamos buscar esas jugadoras, generamos un método de captación, el primer mes fui casa por casa como visitador médico a buscar las jugadoras que habían dejado, hicimos folletos para invitar al minivóley y fue un proceso larguísimo. Fueron dos años de tratar de sumar gente, y después de cinco años hay más de 200 personas haciendo vóley en el club. Y seguimos buscando que se sumen más".


15. Entonces, ¿acá todavía no se alcanzó el máximo objetivo que te planteaste? Si la idea es imitar lo hecho en Santiago.

RL: "Lo que pasa es que en Santiago el proyecto era solo mío, yo decidía para donde ir. Ponía objetivos y la subcomisión trabajaba para eso, la directiva no estaba ni enterada si salíamos campeones o últimos porque allá les daba lo mismo. Suena mal pero era la realidad, éramos los locos que jugábamos allá al costado. Era así. Acá fui proponiendo diferentes objetivos. El primero fue traer socios, recuperar la cantidad de chicos porque no había jugando al vóley. Había muy pocas nenas, si había 30 personas haciendo vóley era mucho en ese momento. Entre maxivóley, las chicas que competían en la Liga como grupo chiquito y el minivóley. Entre todas había 30 personas. No fue fácil, ahora el objetivo es sostener. Nos tenemos que sentar a fin de año a ver qué vamos a hacer, porque si bien el objetivo es masificar, que haya muchas chicos y chicas haciendo vóley, hoy en día tenes Primera División femenina, maxivóley recreativo femenino, maxivóley competitivo femenino... o sea que tenes tres caminos diferentes: competís en la liga federado, competís cada tanto o venís a aprender a jugar al vóley. Tenes el vóley para adolescentes, la tira para competir, el minivóley, vóley de varones y la idea es hacer 'Newcom', que es vóley adaptado para adultos mayores, es abrir un espacio más. 

"Nos tenemos que sentar a fin de año a ver qué vamos a hacer"


16. ¿Y cuál es la idea?

RL: "Pero hay que sentarse a ver si queremos seguir agrandando la disciplina, buscar objetivos de resultados como Copa Argentina en mediano plazo, jugar la Copa Provincial, jugar solo la Liga. Hay que replantearlo porque tampoco es fácil jugar una Copa Argentina, hoy nos está saliendo un aproximado de medio millón de pesos. Hay que generar recursos, teníamos un torneo grande a mitad de año que no lo pudimos hacer por la pandemia. Hay que sentarnos a ver qué queremos, qué podemos y si estamos de acuerdo para trabajar en ello".


17. Yo entiendo que es una cuestión de negociaciones porque este no es un club de un solo deporte, pero si tuvieras la libertad para elegir: ¿a qué te gustaría aspirar con lo que formaron en el vóley de Complejo?

RL: "Yo con sostener esto: que Complejo se acostumbre a jugar una Copa Argentina cada dos años, que podamos jugar Copa Provincial todos los años con alguna categoría, que tengamos 80 personas en el minivóley, poder viajar a diferentes lugares y con diferentes categorías, jugar una Liga B1 con mujeres en Primera. Obviamente siempre quiero más, si vos me preguntas '¿Quisieras jugar Liga Nacional con Complejo?', obvio que quisiera jugar Liga Nacional femenina con Complejo. Jugar una Copa Argentina hace cinco años era una utopía, yo no sé si dentro de cinco años jugar una Liga Nacional sería una locura. Tal vez se pueda hacer, pero sé que ese tipo de procesos muchas veces te desgastan tanto que terminan por romper la estructura del deporte. Jugar una B Nacional te hace perder las inferiores, jugar una Liga Nacional de básquet a veces hace que pierdas las inferiores. Entonces no hay que jugarlo a cualquier precio, pero creo que Complejo está para grandes eventos. En un momento se intentó traer a la Selección Argentina a que juegue acá un partido amistoso internacional. Esas cosas las podemos hacer. Tenemos un club para albergar a clubes que vengan de paso como Liga Nacional, o en Villa María. Creo que siempre el desafío es a crecer, a ir un poco más de lo que ya hiciste.  No es fácil, es un club que alberga muchísimas disciplinas, muchísima gente y no podes desviarte en un solo foco. Tenes que ser muy cuidadoso con lo que elegís, y vamos a ver si coincidimos para seguir adelante con el proyecto".

"Obvio que quisiera jugar Liga Nacional femenina con Complejo (...) no hay que jugarlo a cualquier precio, pero creo que Complejo está para grandes eventos"


18. Como conocedor del ambiente del vóley, ¿hay potencial entre las chicas de que puedan llegar a ser profesionales?

RL: "A esto lo hablamos con las chicas y creo que es algo que se pueda llegar a dar, en algunas jugadoras, pero la verdad que en Argentina son muy pocas las jugadoras que llegan a ser profesional en el vóley. No es profesional el vóley, de hecho, en nuestro país. Las chicas que juegan semiprofesionalmente van a estudiar a un club que juega Liga Nacional. Ese club puede pagarte la carrera, te viste, te da un departamento con otras dos o tres estudiantes en la misma situación y es todo. Por ahí a las chicas las aliento a seguir el camino amateur, disfrutar todo lo que se pueda e ir al nivel más alto posible de cada una. Por eso ellas vienen al gimnasio, se cuidan en la alimentación y no por recomendación mía. Han empezado a vivir de una manera más saludable y no porque quieran llegar a la Selección, simplemente porque quieren transitar toda su vida ligada al deporte y sabiendo lo que les hace bien y mal. No pensamos en que sean profesionales, sí que si alguna tiene una posibilidad de ir a jugar en otro club grande que lo haga. Siempre con el apoyo de la familia y el deseo de hacerlo, son experiencias de vida que te suman más a lo humano que a lo deportivo. Pero no pensamos que una jugadora nuestra se vaya a Europa a jugar, si surge bienvenido sea. Tratamos de que caminen por el costado del deporte. Que hagan su vida ahora en relación al secundario, que vayan a estudiar en la facultad y que ahí sigan haciendo deporte, es por ahí lo que queremos dejar".


19. ¿Qué reflexión haces de lo que es la Liga Argentina de Vóley?

RL: "La liga femenina está centralizada en Buenos Aires, no se pudo hacer más federal. La competencia está allá y a los clubes del interior cada vez le sale más caro jugar, porque ir a Buenos Aires ocho veces... no te alcanza el presupuesto. Es durísimo jugar en ese nivel, en mujeres el último campeón fue Vélez Sarsfield y ahora se bajó para jugar, no tiene el apoyo del club para jugar la Liga femenina, siendo el último campeón".


20. Ni conseguir el resultado deportivo te da la espalda...

RL: "No te la da el resultado deportivo la posibilidad de seguir, esto es número. La mayoría de las chicas de la Selección Argentina se fueron y ya no van más a Italia, van directamente a cualquier lugar donde te paguen en dólares o euros. Saben que acá en Argentina no van a tener esa posibilidad de vivir del vóley, hay que jugar al vóley y trabajar. En liga de varones hay más recursos y es más federal, aunque la mayoría de los jugadores de la Selección se fueron por lo que el nivel ha bajado un montón en las dos ligas. La reflexión que puedo hacer es que hay que buscar una manera de que sea más federal, que los torneos no sean tan costosos, que no te obliguen a viajar tanto, tal vez acortar una liga o jugar dos torneos. Porque la liga femenina son dos meses y la masculina cuatro, pero los otros meses los jugadores van al metropolitano o a Bolivia, donde sea para hacer unos mangos. No termina de ser serio. Con todo esto tuvimos una medalla de bronce con los varones, las chicas volvieron a jugar un olímpico... pero creo que deberíamos replantearnos como hacer para que la gente se acerque más al vóley. Hoy la Copa Argentina a las chicas les está saliendo cerca de medio millón de pesos, imaginate un club de San Juan o de la Patagonia. Uno de Jujuy no la va a jugar. Nosotros estamos medianamente cerca, pero un montón de clubes deportivamente podrían hacerlo pero desde lo económico no. Se debe empezar a pensar de que manera, realmente, beneficiar a los que hacen deporte porque cada vez más gente deja de jugar por lo económico y no por lo deportivo. Les gustaría jugar, pero no puede".


21. Están las ganas, pero no los recursos.

RL: "Claro, entonces creo que se debe elaborar un nuevo plan o estrategia para captar y desarrollar la competencia en el vóley".


22. Con relación al viaje a Chapadmalal ya me dijiste que están trabajando con doble turno, ¿y la comunidad puede ir ayudando para que se realice el viaje?

RL: "Desde lo deportivo nosotros nos venimos preparando desde hace un montón de tiempo. Hay gente que viene al gimnasio y vio que las chicas hace tres años que vienen al gimnasio, son habitué del club, las ven siempre. También las vieron en la calle porque salieron a repartir números, a vender. Se hizo un sorteo hace poco así que agradecemos a la gente que colaboró y creo que ahora va a haber un evento más que está organizando la subcomisión. Invitamos a la gente a colaborar y también sé que ha habido gente que, de manera anónima, ayudó con dinero para que las chicas puedan cubrir este viaje así que lo agradecemos. Personalmente agradezco también a la subcomisión de vóley, la Municipalidad, Comisión Directiva  y padres y madres de las jugadoras. Si alguien quiere ayudar se puede comunicar con la subcomisión o directiva del club que va a ser bienvenido".


23. ¿Hay expectativas u objetivos?

RL: "Es la primera experiencia y la idea es disfrutar todo lo que se pueda. Ya sea en cancha o sin jugar, ir un rato a la playa, en el hotel, la idea es disfrutar. Obviamente que estando allá, con el sorteo del primer día, querés evitar los primeros cruces, que no sean tan fuertes. Después nos enfocamos y al que tengamos al frente le queremos ganar, aunque sea River, Boca o algún club de Córdoba o Santa Fe. Al que sea, le queremos ganar".


24. ¿Es diferente por ser la primera vez?

RL: "Sí, sabemos que es nuestra primera experiencia, tenemos un  buen equipo, podemos dar alguna sorpresa pero no nos enloquecemos por el resultado. Queremos que sea una experiencia saludable, positiva y que después se convierta en un llamador para que tratemos de intentar año tras año de volver a ir".


25. Ojalá sea así.

RL: "Ojalá sea así".

Te puede interesar