25 años 25 preguntas: Miguel Ángel Barbero

COLUMNAS 20 de septiembre de 2021 Por Francisco Bianchi
Hoy se dedica a la pintura, fue quién ideó el primer edificio en altura de la localidad y el último candidato a intendente fuera del bipartidismo entre radicales y peronistas. Hablamos con el "MilI" Barbero en Periódico Posdata.
1422607_758010214216032_527693340_n
Miguel Ángel Barbero en las 25 preguntas de Posdata.

1. En medio de esta semana tan movida, ¿vos seguís siendo una persona interesada en la política?

Miguel Ángel Barbero: "Sí, obviamente que la voy siguiendo; creo que lo hacemos todas aquellas personas que estamos interesados en el transitar del país pero no a nivel participativo. Eso fue una etapa de mi vida en la cual me preocupé muchísimo por lo que pasaba en el pueblo durante ese momento, pero ahora ya no. Me intereso y preocupo por todo lo que pasa pero sin participar en política".

2. ¿Estuviste siguiendo lo que pasó estos días con las renuncias de ministros?

MB: "Cada uno tiene su propia mirada hacia eso. Por un lado los pide el presidente, por otro lado Cristina. No sabemos si realmente tiene un trasfondo político sincero, con la intención de cambiar el rumbo de esto, o si es una jugada dentro del mismo peronismo o kirchnerismo. Es lo que podemos ver de acá y no tenemos demasiado acceso para informarnos un poco más, las subjetividades dependen de cada uno de nosotros. Pasa en todos los niveles, sea periodístico o ciudadano común. Creo que a eso se ha llegado porque hay tanta desconfianza hacia los políticos en general, de uno u otro bando, que ellos mismos la han generado".

3. Fuera de nota mencionabas los años '83, '96, '03 y las diferentes décadas. Esta desconfianza, ¿la ves igual, decreció o hubo un tiempo que creció?

MB: "Ha crecido, ha crecido diametralmente. Cuando yo era joven el peronismo y el radicalismo existían, las diferencias eran entre Balbín y Juan Domingo Perón. Cuando Perón muere, Balbín se despide de él con un discurso que es histórico y la gente, de uno u otro lado, confiábamos en ellos. Años posteriores también había confianza y credibilidad hacia los políticos, más allá de las subjetividades que existieron. No había esta desconfianza que existe y notamos permanentemente en cada una de las elecciones que se van repitiendo: hace dos años gana Alberto Fernández y hoy se dio vuelta completamente la situación, y hace cuatro años atrás había ganado Macri. Eso, en el fondo, significa una desconfianza tanto para unos como para otros. Es mi forma de pensar respecto a esto".

4. ¿Cómo te definirías ideológicamente respecto a la política?

MB: "Nunca me identifiqué con respecto a un partido, en el fondo las política de hoy por hoy son similares. Ya sean socialistas o de derecha, en los países no hay una diferencia tan grande como en muchos casos se quiere decir. Uno dice socialismo y trata de irse para el lado del comunismo como Cuba o Venezuela, en su forma de política no en el estado actual; pero, en el fondo, los países que crecen tienen un poco las dos cosas. No podes dejar el capitalismo sin ser socialista, y no podes ser socialista sin dejar el capitalismo de lado. Las dos cosas van de la mano, en Europa pasa con Francia es una política 'de izquierda o socialista' pero todas las medidas que se van tomando son dentro de un sistema capitalista. Quién ha leído a Marx o Engels, o alguna teoría del capitalismo, en el fondo se van encontrando".

5. Me decías que seguías la política sin participar, ¿lo extrañas?

MB: "Son etapas de la vida. Yo te estoy hablando de treinta años atrás, tenía muchos años menos y mis inquietudes eran muy firmes. Yo estaba muy convencido de lo que quería hacer, a tal punto que sin ser peronista ni morettista cuando Jorge Moretti me ofrece la posibilidad de ser Secretario de Obras Públicas yo accedí. No porque haya sido morettista o por ir en contra del radicalismo de ese momento, simplemente porque yo quería colaborar para mi pueblo. Los años han pasado y a posteriori de eso me dediqué mucho más a mi profesión y a la pintura, que es lo que hago en la actualidad".

WhatsApp Image 2021-09-17 at 02.48.54

6. Estaba buscando en el archivo y encontré la edición de cuando asumiste, ¿qué te acordás de esa gestión?

MB: "Bueno, fueron solamente seis meses. Yo entré el primero de mayo del '96 cuando Moretti me invita para ser Secretario de Obras Públicas. Me acuerdo que era primero de mayo, hubo una gran cena que había hecho en el galpón del corralón donde me presentó como Secretario de Obras Públicas y duré hasta el 6 de agosto en el cual presenté mi renuncia. Voy de atrás para adelante: presenté mi renuncia porque no estaba de acuerdo con un montón de cosas que estaba haciendo el intendente en ese momento, no lo estoy criticando simplemente estoy diciendo que no estaba de acuerdo. Pero esos seis meses fueron una experiencia muy interesante porque debido a mi inquietud y forma de ser en ese momento creo haber hecho bastantes cosas. Por ejemplo en el segundo día me fui a Córdoba por un plan de viviendas que se llamaba 'Sistematización de viviendas para municipios para menos de 10.000 habitantes', hice las gestiones y al poco tiempo, cosa de un mes, presenté los planos y fueron aprobados. Las obras están construidas en este momento, sobre la calle 25 de Mayo al final. Son diez casitas iguales que con el tiempo la gente las ha ido reformando. Pero lo logré en solo seis meses. También bacheo en veinte o treinta lugares del pueblo porque el pavimento estaba feo, el proyecto de ampliación de la Biblioteca, mejora de la cocina y servicios en la policía, se plantaron cientos de plantas, hice el proyecto y dirección técnica del actual Concejo Deliberante que eran unos cuartitos en la Municipalidad con ideas nuestras y gente que colaboraba conmigo. Fueron obras del secretariado de obras públicas mía, se hicieron muchísimas cosas en seis meses. Ahí presenté la renuncia a Jorge Moretti porque no estaba de acuerdo con algunas formas de llevar adelante el municipio".

7. ¿Y qué fue lo que te entusiasmó en el momento de aceptar un cargo público?

MB: "Mis ganas de ver el pueblo mejorado. En ese entonces nosotros veníamos de sufrir otra pandemia que eran las inundaciones y el crecimiento de napas freáticas en el pueblo, con respecto a eso también se hicieron obras. El pueblo estaba muy deteriorado, no solamente la parte pública sino también en las mismas viviendas se veía el crecimiento de las napas y que afectaba a esas viviendas. Formaba parte de todo un contexto. Posse tenía un sobrenombre bastante despectivo de la gente de Monte Buey y Ordóñez que no lo quiero mencionar, pero estaba realmente muy deteriorado. Y yo siempre tuve una mirada muy crítica hacia todo lo que hago, siempre me gustó que todo salga y resulte perfecto; por eso me dolía, como a muchos, por eso accedo y le aceptó a Jorge intervenir en la Municipalidad. Para mí fue muy positivo aunque recibí críticas, porque en ese momento nadie me identificaba con Moretti; y es más, yo he sido crítico y participé de ese plebiscito siendo uno de los principales activistas junto con otro montón de personas".

8. ¿Vos cómo definirías todo lo que pasó en esa época, en el '98?

MB: "Yo siempre dije que Moretti hizo una revolución en el pueblo, sin ninguna duda".

131295

9. ¿Por?

MB: "No lo digo yo, ¿pero qué se decía de él? Se decía que era un cuatrero. ¿Qué querían decir con la palabra cuatrero? No lo sé, lo que sí te puedo decir era que significaba una persona no muy honesta en todo sentido. Que tuvo boliches, bares, etcétera. Tenía una virtud: era un gran captador de gente, gran comprador. Tenía carisma. Capaz vos sabías que estaba diciendo algo irrealizable, como a mí me pasó cuando estaba dentro del municipio, pero terminaba convenciéndote a tal punto que, por ejemplo, en ese momento coincidía mi secretariado en la obra pública con la de un amigo mío, en la de Martí en Córdoba. Fue uno de los creadores de la idea de los CPC (Centros de Participación Comunal) y yo logré que él venga a Posse para encarar el proyecto de sistematización del canal de desagüe. ¿Qué significaba eso? Construir ese canal pero con badenes o paredes laterales de cemento. Me acuerdo hasta el día de hoy que costaba un millón de pesos, como lo de ahora pero con mayor tamaño y tenía toda un acompañamiento paisajístico alrededor. Vino el Secretario de Obras Públicas de la ciudad de Córdoba, arquitecto Miguel Ángel Salgado, con su equipo a Posse para ver de qué se trataba la obra. Nos consiguieron los créditos, pero al poco tiempo yo renunció y eso quedó paralizado. Eso podría haber estado hecho desde hace más de 20 años, porque realmente estaba muy bien encarada la obra. Sucedieron las cosas de esa manera. ¿Pero qué me quedó de Moretti? Para mí era un chico grande, un grande con mentalidad de niño. Y ahí venían muchas de sus irresponsabilidades. Yo tuve que acompañarlo a Buenos Aires en un par de oportunidades y tenía buenas intenciones, pero era más que todo un soñador. Era un gran captador, si a las cuatro de la mañana lo llamaba una mujer que estaba enferma y tenía que ir a Bell Ville, él lo hacía. Acá en Posse consiguió lo que yo y mucha gente le llaman morettismo".

10. De ahí planteas lo de revolución...

MB: "Fue revolucionario, cuando él gana las elecciones tenía el búnker en la esquina de General Paz y Guemes; miles de personas lo acompañaron en una caminata por toda la Avenida de Mayo y la gente aplaudiéndolo desde los cordones. Él caminaba, saludaba a la gente y fue histórico ¡No había sucedido nunca eso! Y había más de mil o dos mil personas, con todos sus votantes que lo acompañaron durante dos o tres cuadras".

11. Después del '96 o '97 que dejas el cargo hasta '07 que te presentas, ¿estuviste alejado de la política?

MB: "No, seguimos reuniéndonos con la gente que había trabajado en el '83 cuando gana Alfonsín. Habíamos armado la primera Unión Vecinal y siempre interesado, pero no con una participación activa y formando parte de ir a los búnkers de cada uno de los partidos porque no me identifiqué con ninguno. En '03 armamos una nueva Unión Vecinal con Gustavo Anaya a la cabeza, como candidato; y en el '07 fui yo. La conclusión a la que llego es que es imposible romper con esa puja que hay entre radicalismo y el peronismo. Era muy difícil, en el '83 sacamos 300 votos, con Anaya 450 y conmigo también, no llegaba a 500. O sea que, la gente absoluta y totalmente independiente y no identificada, nos votó. Pero para el resto la idea era esta: si voto la Unión Vecinal y soy radical, le doy pie al peronismo y lo mismo sucedía con el bando contrario. Sigue siendo un poco el juego como ahora".

12. ¿Me decías que la grieta estuvo siempre antes?

MB: "Siempre, siempre, no te quepa ninguna duda. Desde que surge el peronismo en la Argentina la grieta se fue profundizando, y no estoy echando culpas a Perón ni a los radicales ni a ninguna parte política de la historia. Esa grieta se hizo, y está. De hecho, con distintos nombres, está en todos lados: en Estados Unidos entre Demócratas y Republicanos. Acá la grieta se profundiza cuando asume uno u otro bando político, el que entra rompe con todo lo que hizo el anterior. En cambio, en otros países más civilizados se sigue una línea. Acá no, somos para un lado o el otro, esa es la diferencia que veo".

13. ¿Crees que se puede llegar al nivel de  mantener una base política de Estado?

MB: "Todo, absolutamente todo, nace de la cultura de la gente y la información que tiene. En tanto y cuanto la formación de las personas no se agudice, no se le de prioridad a ese aspecto, no vamos a tener posibilidades de ver una diferencia para que se produzca este hecho. Y por experiencia propia te cuento que me haces acordar una anécdota cuando estábamos haciendo una campaña de la Unión Vecinal golpeamos la puerta para entregar boletas y una mujer nos atiende, nos dice '¿De qué partido son?', 'Unión Vecinal' dijimos y nos responde 'Ah, no, yo soy peronista'. Y nos cerró la puerta, ni una explicación de porqué, ni siquiera de porque mi abuela era peronista o recibí una pelota como se decía en su momento. No había un fundamento. Mientras la educación de nuestro país no se profundice, mientras no aparezca una casta de políticos que deje de lado las dádivas, nivelar el ingreso de los políticos al nivel de la gente, una profunda reforma en el Estado y el sindicalismo deje de ser partidario no se va a normalizar. Acá tenemos un sindicalismo que no es liberal, conocemos los niveles de corrupción; tenemos un sindicalismo que responde al peronismo o al kirchnerismo, y no lo digo como crítica sino como un análisis de la realidad. Mientras permanezcan así, porque son necesarios los sindicatos, pero hacemos una referencia entre el sindicalismo de Tosco, que muere en la pobreza, y los multimillonarios de hoy ahí ves la diferencia. Es uno de los problemas terribles que tenemos en el país".

14. Volviendo a Posse, quería profundizar esto de ser el último candidato a intendente fuera del bipartidismo. Al Encuentro Vecinal, ¿lo ves con posibilidades de que pueda volver a aparecer?

MB: "No, porque ya te digo que la grieta se fue profundizando y hoy votamos, a uno u otro pensando en que si voto una tercera fuerza perjudico a los que no quiero. Hoy por hoy, creo que no. Una Unión Vecinal no te digo que seguiría fracasando porque si hay algo bueno de los que se proponen a ir por fuera de los partidos mayoritarios es su tarea loable. Es gente que quiere participar y, con seguridad, sus proyectos son nobles. Yo no le resto importancia a la existencia de otros partidos o de grupos como fue la Unión Vecinal. Para mí fue una experiencia rica por participar activamente, supe lo que era la política bien desde adentro y no deja de ser positivo. La juventud tiene que participar, es necesario. Es un camino largo, duro, difícil, lleno de escollos, de trabas pero tiene que participar".

15. ¿Y la ves participando hoy?

MB: "Yo creo que no tanto como participábamos nosotros en la época de la facultad, por ejemplo. Yo creo que hoy la juventud tiene un camino bastante equivocado en lo que hace a su interés por participar en política y hay un montón de factores que están influyendo para desviar la atención de los chicos, como el celular nomás. Hay chicos de quince o veinte años pensando en pavadas diciendo en ese momento. Hay familiares míos que están todo el día con el celular y la tablet, y no están leyendo sobre historia, geografía o política. No veo que la juventud esté muy interesado en participar en política".

080907003 (2)

16. Te traje otra edición con las plataformas de propuestas de las tres listas que se presentaron en 2007, ustedes se basaban mucho en obra pública...

MB: "Dejame que repase las propuestas. Bueno, hicimos muchas obras de tránsito que hasta el día de hoy lo critican porque habíamos hecho carriles selectivos copiando lo que pasa en Córdoba. Habíamos pintado la Avenida de Mayo, estéticamente maravillosa. Muchos me criticaron por hacer el carril para bicicletas, motos, el tránsito más lento... hasta el día de hoy me lo echan en cara. También habíamos propuesto un centro cívico y comercial frente al Instituto San José, copiando lo del arquitecto Salgado en Córdoba con los CPC. Queríamos llevar el municipio a la gente, y no la gente al municipio; descentralizar el municipio. Estaba el plano hecho para hacerlo frente al Colegio San José. El tema de viviendas como te dije, en seis meses con Moretti pudimos lograr la construcción de diez viviendas. ¡El basural! Por suerte es un tema que quedó en el pasado, muchísimas cosas en estos años se han llevado a cabo. La terminal de ómnibus está hecho el plano para hacerlo en la estación de ferrocarriles, con la intención de que no esté tan alejada del centro geográfico del pueblo. Me había olvidado alguna de estas. Fomentar la actividad industrial porque al día de hoy la industria en Posse no existe, salvo el frigorífico que tiene 200 empleados. La idea era generar una exención de impuestos, como en San Luis, para todas aquellas empresas que se instalen en Posse, reducirles costos de gas y electricidad. La apertura de casa de estudiantes de Posse en Córdoba y las actividades culturales porque ya venía el centenario. ¡Ah! Y también el proyecto del megaboliche en Justiniano Posse, que sea el atractivo para toda la zona y tenga perdurabilidad en el tiempo, ya teníamos la idea de donde hacerlo y demás. Estaban todos los proyectos pero era otra realidad económica también. Uno podía soñar con algo más de certeza en esos puntos, aunque algo se ha logrado. Yo creo que Posse en los últimos años ha cambiado su aspecto muchísimo debido a la intervención municipal, por un lado, pero fundamentalmente a la participación privada. Los edificios construidos, el nivel de vivienda que tenemos, creo que es un camino recorrido juntos entre el aporte municipal con el cuidado del pueblo y el pavimento; y también el potencial económico de nuestro pueblo que se manifiesta, permanentemente".

17. ¿Fuiste el que hizo el primer edificio en Posse?

MB: "Sí, el Justiniano, frente a la plaza. Se hizo entre el 2004 y el 2006, parece mentira pero ya hace quince años. ¡También recibió críticas! Hay anécdotas ahí, ese predio era particular de la familia Rosatti. Se lo había prestado a la Municipalidad para colocar algunos jueguitos para niños. En ese entonces muchos grandes que fueron niños en ese lugar decían que 'los intereses personales prevalecen por encima de los intereses de la Nación por ese predio es municipal' y en realidad eso era privado. El dueño del lote nos vendió a nosotros para hacer el primer edificio y después siguió construyendo. Otros se quejaban de que Posse iba a perder el aspecto de pueblo chico y, bueno, los resultados se ven al día de hoy. Cada edificio que se hizo se vendieron todos los departamentos y al pueblo lo embellece muchísimo".

multimedia.normal.b030d9e6188b4e27.31333536343130355f6e6f726d616c2e6a7067

18. ¿Sonó como algo loco en su momento?

MB: "Era muy loco, yo lo relaciono un poco con la inquietud que tuvimos en su momento con los planes de viviendas. En el '95 aproximadamente, con un grupo de vecinos se nos ocurrió hacer el barrio de Las Tejas atrás del Hospital que fue un aporte comunitario entre 32 personas que aportaban todos los meses una cuota mensual, y a medida que eran sorteadas, se les iba adjudicando la vivienda y construyéndosela. Fue el primer plan de vivienda, y después hice ocho o nueve más. Con esa misma inquietud nace la idea de la primera torre. A mí se me ocurría pensar: ¿qué es lo que no hay en Posse? En su momento no había planes de viviendas, surge barrio Las Tejas. Y en el 2004, cuando ya los barrios estaban en desarrollo, me dije no hay edificios en altura. Hice un plano, lo presenté en su momento e inmediatamente hubo gente que se acercó interesantísima y de una se vendieron todos los departamentos antes de que se empiece a construir el edificio. Hay una anécdota con la mamá del doctor Chialvo que vino a agradecerme: 'Mili, toda mi vida quise vivir en un departamento y gracias a Dios se me dio la oportunidad' me dijo. Hubo gente a favor y gente en contra, como todo lo que produce un cambio".

19. ¿Esperabas el contagio de edificios?

MB: "Yo estaba convencido de que iba a pegar, que iba a ser un éxito y realmente ya hay nueve edificios incluyendo el Rolando o Juventus que tienen tres pisos, y salen de la típica casa tradicional. Vos sabes muy bien que el que viene de afuera se maravilla con el pueblo, porque realmente está muy lindo el pueblo. Es fundamental, a mi modo de ver, la participación de emprendimientos privados".

20. Hablaste de edificios y planes de vivienda, y hoy hay un déficit de viviendas. ¿Por qué crees que se da y cuál solución te parece la mejor?

MB: "Yo creo que a Posse se le fue dando permanentemente respuestas, tanto en la época mía como la gente que está trabajando en la actualidad. La respuesta a esa pregunta es la densidad demográfica, poblacional. Va siempre un pasito adelante de la cantidad de viviendas que se van generando, la población va a un ritmo acelerado que las respuestas. También se da una lógica, ante una necesidad los emprendedores responden. Muchas veces te adelantan porque lo estás percibiendo; sin jactarme de nada, en su momento pensé que los planes de vivienda eran una forma de satisfacer las necesidades y en otro momento lo hice con los edificios. Capaz no se daba, pero uno tiene la suerte de que se dio. No tenes la certeza, tenes la sensación que está faltando algo y tenes que ser original también; pero también la otra alternativa, el crecimiento poblacional va creciendo geométricamente y por eso la construcción de viviendas siempre va un poco por detrás de la cantidad de viviendas que se necesitan".

21. ¿Por eso también acopló tan rápido los edificios en Posse? ¿Trajo soluciones?

MB: "Fue una respuesta distinta, había gente que pensaba mucho mejor un edificio porque no tengo vereda ni patio que barrer, ni polvillo o tierra. Las decisiones se toman por distintos motivos, los inversionistas si sabemos que Posse tiene un potencial económico  importante a pesar de todas las desgracias por las que pasamos. Esa gente va respondiendo e invirtiendo en el pueblo, es loable eso".

22. ¿Las soluciones a viviendas llegan más por parte de emprendedores o del Estado?

MB: "De la parte privada, sin ninguna duda. Antes, pero mucho antes, la participación del Estado era mucho más importante. Eso se fue deteriorando a partir del mismo deterioro económico de la población en general. Hoy en día un empleado es imposible que pueda absorber una cuota de cualquier tipo de viviendas, y en aquel entonces era muy fácil hacerlo. Había créditos de instituciones bancarias que con muy pocos requisitos te lo otorgaban. A mí me llaman del Hipotecario un lunes, y yo había comprado casualmente poco tiempo atrás este terreno. Me presenté el lunes y a los quince días tenía el crédito otorgado para la vivienda, y lo pagué sin darme cuenta. Yo tenía 27 o 28 años, poco tiempo de recibirme, con una familia en crecimiento y pude hacer tremenda casa porque hoy los créditos son para casas mucho más chiquitas. ¿Qué quiero decir con esto? Mi situación era un poco la de toda la gente de ese momento y pudimos hacerlo. El deterioro económico de la población no permite al Estado generar planes de viviendas accesibles, ni a la persona poder pagar el crédito. Hoy hay cuotas móviles y chau; hoy la podes pagar y dentro de seis meses capaz que no. Forma parte del contexto en el que está el país".

23. ¿Seguís con la arquitectura?

MB: "No, la he delegado casi en un 100% en mi hija y yerno funcionando como Índigo desde hace trece o catorce años. Deje de lado mi estudio de arquitecto y lo transformamos en Índigo Construcción, y actualmente ellos llevan adelante todo y yo me dedico a la pintura".

14242464_10210729618822602_2703822509653400821_o

24. ¿La pintura fue tu deuda pendiente?

MB: "Es una deuda pendiente desde que era chico, cuando era jovencito fui a Córdoba con la idea de hacer arquitectura y también hacer una carrera dentro del arte. La arquitectura me demandaba muchísimo tiempo, con una época política revolucionada y no me daban los tiempos para las dos cosas. Tuve la suerte de encontrarme con el arquitecto Salgado, de Morrison, y otros dos chicos de Bell Ville con los que hice la carrera. No tenía tiempo para dedicarme a lo que yo hago como artista, por decirlo de alguna manera, y lo hago porque me gustó siempre. De chiquito he pintado tapiales, ¡había concursos de murales en aquel entonces! No sé la cantidad de tapiales que he pintado, y en este momento hay todas casas construidas. Al frente del Vélez había un tapial que le puse 'Payador', después allá sobre la Belgrano al lado del Sanatorio Rubio hicimos 'El fogón', que gane el primer premio. Por eso te digo que la juventud antes era mucho más participativa. Habrás escuchado lo que eran las estudiantinas, meses enteros construyendo carrozas con movimiento. Carrozas de altísimo nivel te digo, nos juntábamos en talleres o galpones y nos poníamos a laburar durante tres o cuatro meses. Hoy andá a decirle a un pibe de 15 o 16 años que se ponga tres meses tirado abajo de un acoplado serruchando, limando, pintando, buscando tornillo y jeteando para armar una rosca... no lo hacen, había otro nivel participativo".

25. Dentro de la historia de Posse, conociendo de a uno los capítulos, ¿cómo te definirías vos? ¿Quién es Mili Barbero?

MB: "Soy una persona hiperactiva, hiperansiosa, con proyectos que muchas veces te llevan a ser más un soñador que realista, he soñado con muchísimas cosas para Posse y que muchas no se cumplieron, otras sí. Pero fundamentalmente un soñador, yo me definiría como un soñador y un perfeccionista en todo sentido. En algunas cosas las pude haber logrado, en la mayoría seguramente no pero algunas cosas me han llenado de placer: mi participación en la Municipalidad, mi carrera como profesional me dio muchas satisfacciones así como dolores de cabeza también; pero yo creo justamente eso, el tema de los planes de viviendas, iniciar los edificios es ser parte de un soñador. John Lennon dijo 'pueden decir que soy un soñador, pero no soy el único'. Y yo creo que los soñadores tienen mucho que ver en el perfeccionamiento y mejoramiento de la vida en general, de las personas. Nada más que eso".

Te puede interesar