Sector en stand by

COLUMNAS 20 de mayo de 2021 Por Lucio Reinhart
A cuatro días de las prórroga de la ley de biocombustibles (26.093), a través del decreto presidencial 322 de Alberto Fernández, sigue la incertidumbre en el sector que genera de manera directa e indirecta empleo a más de 60.000 argentinos. Pero, ¿De qué trata la ley?
Biocombustibles
La ley de biocombustibles.

En la normativa recientemente prorrogada se establece fundamentalmente. el porcentaje de bioetanol y biodiesel que tiene que haber en la nafta y el gasoil. Esta reglamentación fue la causa directa del nacimiento de empresas que producen biocombustibles con insumos en base a la caña de azúcar, maíz y soja. 

Esta normativa publicada en el boletín oficial el año 2006, con una vigencia de 15 años, vencìa el pasado 12 de mayo, fue prorrogada hasta el 12 de julio del 2021 o hasta que se ponga en marcha un nuevo marco normativo. 

Luis Zubizarreta, presidente de la Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio) enfatizó en la necesidad de abrir una discusión en el congreso “partiendo de la base del proyecto de ley preparado por la Liga de Provincias Bioenergéticas y presentado por el diputado nacional cordobés Carlos Gutiérrez”. 

La necesidad de un nuevo marco jurídico, resulta vital para otorgarle estabilidad a un sector golpeado por la incertidumbre. Desde el oficialismo en la cámara baja de la nación ya se presentó un nuevo proyecto normativo que fue ampliamente criticado por la primera minoría por ser inconcluso e injusto con respecto a la fecha de vencimiento del anterior. En la iniciativa se fijan nuevas condiciones que no fija un nuevo régimen que fomenta el crecimiento del sector, sino que trata de una nueva modificación del monto autorizado a tener en nafta y gasoil con lo cual disminuye precipitadamente la rentabilidad del sector, a un punto tal que las dejaría al borde del quebranto. 

La producción de bioetanol en nuestro país aporta al PBI cerca de 455 millones de dólares al año. Argentina cuenta con 25 plantas, seis de ellas en Córdoba, algunas de las cuales son las principales empresas en relación a capacidad de producción, lo que genera muchas fuentes de trabajo para los cordobeses y en ciudades del interior.

Pero, además, estas industrias tienen otros beneficios económicos y ambientales. En los ambientales recordemos que reduce la emisión de gases efecto invernadero, no es cancerígena y tiene un impacto positivo en el cambio climático.

En lo económico, nos pasamos escuchando que debemos sumar valor agregado a nuestros productos primarios. Éste es un caso en que eso se logra. Suma valor en origen al  maíz duplicando el valor del grano.

Te puede interesar